domingo, marzo 29, 2020

Te invitamos a seguir la COP25 a través de nuestro portal. Noticias y acciones concretas, desde Madrid, con mirada latinoamericana. ¡Acompáñanos!

Home Destacadas El Gran Chaco Americano: una deuda pendiente para la COP

El Gran Chaco Americano: una deuda pendiente para la COP

El Gran Chaco Americano es el segundo bosque más grande de América Latina y tiene alta relevancia en la lucha contra el cambio climático y sus impactos. Era de esperarse que estuviera fuertemente presente en las discusiones de la COP25 – la conferencia del clima que ha tenido presidencia latinoamericana y que iba a realizarse en Chile, pero fue traslada a Madrid a último minuto. Pero no fue así.

A pesar de esta ausencia, durante la COP25, el miércoles 11 diciembre, se celebró una reunión entre sociedad civil y legisladores de la región del Gran Chaco Americano presentes en la COP25. En la reunión estuvieron presentes Pablo Frere (Secretario Ejecutivo de Redes Chaco), Blas Lanzoni (Senador Nacional de Paraguay), Pastor Soria (Diputado Nacional de Paraguay), Chris Van Dam (Coordinador en Gobernanza Territorial Indígena de Forest Trends), Oscar Rodas (Director de Cambio Climático y Políticas de WWF Paraguay), Paula Ellinger (Gerente Programática de Fundación Avina) y Guillermo Scallan (Director de Operaciones de Fundación Avina).

Si bien todos los presentes participaron en diversos eventos en la COP25, ninguna de las actividades tuvo como eje el Gran Chaco Americano. En la reunión, todos mencionaron el hecho de que el Gran Chaco fue el gran ausente en las discusiones que tuvieron lugar en los distintos paneles de la COP y coinciden en que esta ausencia se debe a que es un bioma invisibilizado, cuyas problemáticas todavía están en un plano relegado de prioridades de los tres países que lo abarcan, que son Argentina, Bolivia y Paraguay.

El Gran Chaco Americano ocupa el 60% de las tierras del Paraguay. Pero también ocupa parte de la Argentina, Bolivia y una pequeña parte a Brasil. Por esto, creo que es muy importante que en la COP25 quede un mensaje claro de que es muy importante agregarlo para el próximo encuentro mundial, como un tema de análisis, estudio y también para el acompañamiento”, dijo Blas Lanzoni. El Senador paraguayo, que preside la Conaderna (Comisión Nacional de Defensa de los Recursos Naturales) también destacó que incluso en Paraguay hace falta avanzar más en el reconocimiento de la importancia del Gran Chaco, no solo a nivel nacional sino regional.

Guillermo Scallan habló sobre la importancia del Gran Chaco a partir de las acciones que se están llevando adelante desde los gobiernos y la sociedad civil para su conservación y promoción de un modelo de desarrollo sostenible para las comunidades. “El Gran Chaco es el segundo bioma de Latinoamérica y es muy relevante para la región y también para el mundo. Hoy tenemos que cuidar nuestros recursos naturales y el Chaco está empezando a encontrar la forma de hacerlo. Creo que El Futuro está en el Monte, uno de los programas que hay en el Chaco, muestra que el dilema entre conservar y producir es falso. No hay un dilema, se puede producir conservando y producir regenerando la naturaleza. Y ahí el Chaco tiene ejemplos para el mundo que sería espectacular posicionar, ponerlos en valor, porque el mundo puede aprender mucho de ellos”.

El diputado Pastor Soria, por su parte, estuvo de acuerdo en la importancia de visibilizar los proyectos que se llevan a cabo en el Chaco, pero también hizo hincapié en el hecho de que la región enfrenta serias amenazas. “Vemos con muy buenos ojos la posibilidad de hablar del Chaco Latinoamericano para darle sostenibilidad, porque hoy tenemos graves problemas que hemos visto como Comisión. Recibimos muchas denuncias sobre temas de deforestación y compra masiva de tierras por parte de capitales extranjeros. Por esto, para nosotros la COP es una oportunidad de encontrarnos con gente interesada en el Chaco, así como tiene interés en la Amazonía. Es una región que también tenemos que proteger”.

Chris Van Dam vive en la provincia de Salta, en el Gran Chaco Argentino. Van Dam manifestó su preocupación por la situación que se vive en el Chaco. Si bien no se le debe restar importancia a las iniciativas que se están llevando a cabo, “hay un proceso de destrucción del ecosistema y de arrinconamiento de las comunidades. Yo trabajo en la Amazonía y veo cómo a partir de los incendios masivos que hubo este año en Brasil y en Bolivia, se generó una toma de consciencia a nivel internacional de lo que significa para el planeta. Y me parece muy bien que se tome consciencia sobre la Amazonía, pero eso no está ocurriendo con el Chaco. Pienso que las iniciativas de conservación siguen siendo poco ambiciosas en relación al proceso de destrucción que está teniendo el ecosistema, que no es solamente de desforestación, sino también de degradación”. Van Dam se refirió al hecho de que el Chaco se encuentra en una situación de “desamparo” y que los niveles de pobreza material y de falta de acceso a derechos, como salud y educación, todavía son alarmantemente altos.

Pablo Frere propuso una mirada hacia futuro a partir del trabajo de Redes Chaco: “Es cierto que todavía falta y mucho. Que falta visibilizar el Chaco para que la sociedad se preocupe y se ocupe, para que los gobiernos tomen medidas y que haya recursos. Sin embargo, para nosotros es muy importante haber posicionado al chaco en organismos como la FAO la Unión Europea. Estamos trabajando para abrir pequeñas oficinas en Washington, Bruselas, Estambul, Roma, que funcionen como pequeñas embajadas, centros de conocimiento e inclusive de negocios. Vamos a involucrar a las embajadas de los tres países para que haya una ventanita del Chaco en todos estos lugares”.

Si bien la COP25 no tuvo eventos dedicados especialmente al Gran Chaco Americano, sí contó con la presencia de representantes de la región, incluyendo a organizaciones de mujeres, como el grupo Defensoras Ambientales y el Colectivo de Mujeres del Gran Chaco. También estuvieron presentes representantes de naciones indígenas y grupos de familias campesinas. El desafío no solamente tiene que ver con llevar al Gran Chaco a la COP, sino de lograr que la propia América Latina valore y reconozca a esta región, que es un ecosistema clave en la lucha contra el cambio climático y a favor del desarrollo sostenible.

Las iniciativas que se están desarrollando, que tienen que ver con la adaptación al cambio climático, la gobernanza democrática del agua y la agricultura familiar entre otros tienen un alto potencial de escala. Pero, para esto, deben ser tomadas por los gobiernos nacionales y locales, para convertirlas en políticas públicas.

Desde Redes Chaco, se está promoviendo un encuentro de biomas sudamericanos, que integre la Amazonía, el Pantanal, el Cerrado, el Bosque Chiquitano y el Gran Chaco Americano. Esta visión holística permitirá abordar las distintas problemáticas de los biomas desde una perspectiva integral, siempre reconociendo sus diferencias y sus identidades culturales. Y así, llegar a una próxima COP con una agenda y un espacio propios, tanto del Gran Chaco como de los bosques sudamericanos, como ecosistemas vitales para asegurar la resiliencia climática del mundo.

MÁS POPULARES

El Gran Chaco Americano: una deuda pendiente para la COP

El Gran Chaco Americano es el segundo bosque más grande de América Latina y tiene alta relevancia en la lucha contra el...

Intercambiando experiencias del programa Readiness del Fondo Verde para el Clima

El 9 de diciembre tuvo lugar el panel “Apalancando el soporte Readiness para una programación y un diseño más ambiciosos”, organizado por...

La voz por el clima es joven y culturalmente diversa

Por Michelle Soto Nota publicada en AM Prensa en el marco del Programa Latinoamericano de Cobertura Periodística COP25.

Greta Thunberg: “Todos los grandes cambios en la historia han venido del pueblo”.

El 11 de diciembre, la joven activista sueca Greta Thunberg habló en sesión plenaria en el evento de alto nivel sobre la...